Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas
30/05/2017

SE FORTALECE EL ÁREA DE GENÉTICA FORENSE EN TUCUMÁN
Share on Google+ Share
El doctor Daniel Corach, especialista en la materia, visitó el nuevo laboratorio de genética forense de la provincia y brindó una capacitación.




wowslider.net by WOWSlider.com v8.5
Con motivo de la puesta en funcionamiento de los nuevos laboratorios de Genética Forense en Tucumán, el investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), doctor Daniel Corach, realizó una disertación sobre “Pautas y Consejos para optimizar la realización de pericias” en el marco del Programa Nacional Ciencia y Justicia. La capacitación tuvo lugar en el edificio del Cuerpo Médico Forense y Morgue Judicial, emplazado en la capital de dicha provincia.
 
El acto de apertura de las jornadas estuvo presidido por el Vocal de la Suprema Corte de Justicia y Presidente del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM), doctor Daniel Oscar Posse; el Señor Ministro Fiscal de Tucumán, Edmundo Jiménez; el Director académico de la escuela judicial, doctor Héctor F. Ganami, entre otros funcionarios. Y en representación del CCT CONICET Tucumán, la coordinara, C.P.N María Delia Robles Terán y la Abog. Eliana Sarris, responsable de la oficina de Vinculación (OVT) del organismo.
 
Las palabras del Ministro Jiménez signaron el inicio de la actividad. “La puesta en funcionamiento de estos laboratorios, en presencia del doctor Corach, con el prestigio internacional que tiene, significa un orgullo para nosotros. Y brinda el puntapié inicial a una tarea que dará réditos a futuro en lo que refiere a temas judiciales”, dijo Jiménez.
 
A cotninuación, Posse sostuvo que con este proyecto común –convenio de cooperación institucional y de desarrollo mutuo ya firmado entre el CONICET, la Magistratura y la escuela judicial- buscan juntar a dos mundos que naturalmente parecen estar disociados, como son la ciencia y la justicia, en un trabajo mancomunado.
 
“Poder formar profesionales que se desempeñen en los ámbitos forenses, y al mismo utilizar las muestras para solucionar problemáticas relacionadas a hechos delictivos, por ejemplo, representa un valor incalculable”, dijo Posse.
 
Por su parte, el doctor Corach reflexionó: “Es un día muy importante y clave, ya que muchos años hemos estado bregando por que se generara una verdadera red de laboratorios operativos y funcionales. Sin embargo, nos está faltando algo: ‘enredarnos’ más”.
 
La capacitación
 
Luego, el investigador empezó su exposición, dirigida a integrantes Cuerpo Médico Forense y Funcionarios del Ministerio Público Fiscal de la Provincia, poniendo de manifiesto algunas apreciaciones o conceptos en los cuales es especialista: la Genética. Lo hizo en el marco del Programa Nacional Ciencia y Justicia del CONICET que forma parte, un programa que fortalece los lazos entre la comunidad científica y los poderes judiciales de todo el país para acercar las ciencias de aplicación forense a la sociedad.
 
“Las bases de datos genéticos de referencia (e inteligencia) son aquellas en las cuales se almacena información estadístico-poblacional, y que nos permiten ordenar, desde el punto de vista cuantitativo, una coincidencia o un vínculo de parentesco. A partir de ellas, analizamos los perfiles genéticos -obtenidos de una evidencia criminal- que se suben a una nube y que nos permitirán cotejar el grado de verosimilitud entre la muestra con los detenidos o condenados. Esto nos permitirá evaluar e identificar responsables reiterativos de causas de violaciones, por ejemplo”. A lo que agregó: “Tenemos que conocer las características de la población, en cuanto a los marcadores genéticos que usamos, para lograr ‘decir’ con qué probabilidad estamos generando un resultado. O, mejor dicho, lograr los índices de verosimilitud que van indicar cuál es la ‘fuerza’ que tiene una prueba, desde el punto de vista de la evidencia científica, y de qué manera puede determinar una decisión judicial”.
 
Asimismo, sostuvo que todos los informes periciales deben estar acompañados por sus datos crudos, ya que tienen que estar abiertos a cualquier desafío o consulta de los parientes. “Es una manera de demostrar la calidad operativa de los laboratorios”. Y concluyó: “No somos más que técnicos que trabajamos sobre materiales que deben dar, de alguna manera, los resultados más reproducibles posibles”.
 
La actividad se completó con talleres a alumnos de la Escuela Judicial de la capital y del interior de Tucumán, más específicamente en el departamento de Monteros.
 
Daniel Corach es doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Buenos Aires (UBA) desde 1987; título que obtuvo con su Tesis sobre Caracterización del ADN de dos especies de Calomys (Rodentia, Cricetidae). Además, es investigador superior del CONICET e integrante del programa “Ciencia y Justicia” de la institución.
 
Desde 1991 dirige del Servicio de Huellas Digitales Genéticas (SHDG), primera institución argentina dedicada a la Biología Molecular Forense; desde allí participó en el esclarecimiento de casos como el atentado a la Embajada de Israel y a la AMIA, el accidente de aviación de LAPA, el suicidio de Alfredo Yabrán, el accidente del avión de SOL y la muerte de Ángeles Rawson. Eso lo hace partícipe de más de 12.000 causas, tanto civiles como penales. Además, es autor de numerosos trabajos científicos -120 en los últimos 5 años-, en particular sobre genética de poblaciones y se ha destacado también por formar una importante camada de jóvenes investigadores.
 
En 2013 obtuvo el Premio Konex de Platino de Ciencia y Tecnología como la personalidad más destacada en la disciplina Genética y Genómica.

 

 
 




Crisóstomo Alvarez 722 / San Miguel de Tucumán (4000) // Tucumán - Argentina
Tel.(0381) 422-8052 / (0381) 431-2745 / (0381) 431-3740
CONICET TUCUMAN